Confesiones

Confieso que tengo un dilema moral

Compartelo!

Resulta que tengo un primo que perdió a sus papás muy chico, antes de los 14. Su papá murió por cáncer a no recuerdo qué cosa. Mi tía murió 2 años después de cáncer pulmonar.
La cosa es que hace unos dos años, mi mamá me contó que esa historia no era real. Mi abuela le contó a mi mamá (y solo a mi mamá, a ninguno de mis otros tíos), que mi tía fallecida le confesó que mi tío no murió de cáncer. Él le fue infiel y se contagió VIH, pero nunca se trató y finalmente falleció de una complicación.
Mi abuela tiene alzheimer, probablemente ya no se acuerda de esto. Los únicos que saben es mi mamá, mi papá y yo, porque mi mamá nos contó. Me preocupa que cuando mis papás fallezcan, seré la única que lo sepa. 
Me pregunto si mi primo querría saber esto. O sea, voy a ser la única que sepa la verdad y de mí va a “”depender”” que se sepa o no. A veces pienso que debería contarle, a mí me gustaría saber la verdad de mis padres. Pero después pienso que no debería, que quizás se sienta mal, que destruya la imagen de sus padres o qué sé yo.
Que harían ustedes? O en caso de que fueran mi primo, preferirían no saber algo como eso o sí?”

– Le va a servir de algo saber esto a tu primo? No, solo le va a agregar más angustia a la ya angustiosa muerte de sus padres. No le digas, no llevarás a nada bueno.

¿Te gustó esta publicación? ¡Compártela!

Compartelo!

 

LO MÁS VISTO

A %d blogueros les gusta esto: