Consejos

Pasar momentos difíciles te hace más fuerte, exitosa y hermosa.

Compartelo!

En esta vida todos quisiéramos no tener que pasar nunca por situaciones difíciles que nos hagan sufrir, pero a lo largo del tiempo comprendemos que estas situaciones adversas son las que nos terminan convirtiendo en las mujeres maravillosas que Dios siempre quiso que fuésemos. Y es que solo hasta que somos sometidas a grandes pruebas, podemos conocer la fortaleza y determinación que tenemos en nuestro carácter, esa fuerza que guardamos en nuestra alma y que surge cuando decidimos que no nos vamos a dar por vencidas, sea cual sea la situación que nos toque afrontar.

A continuación mencionaremos algunos consejos que debes seguir para sobre ponerte a la pena y el dolor y puedas salir airosa de esa situación y sobre todo convertida en un mejor ser humano.

Encuentra un Porqué

Se necesita una razón para aferrarse a la vida y querer despertarse todas las mañanas a seguirle poniendo el pecho a la brisa aunque por dentro estemos rotas en mil pedazos, hay que encontrar una razón para luchar y levantarnos una y otra vez, por más golpes que nos dé la vida. Ese Porqué será la meta al final del camino y verás cómo viviendo un día a la vez, siendo agradecida por lo que tienes y al lado de la gente que te ama, vas a poder encontrarle un nuevo rumbo y sentido a tu vida, porque no podemos olvidar que Dios ya tiene un propósito para tu vida así tu aún no lo conozcas, así que no desperdicies tiempo quejándote y auto compadeciéndote, cuando puedes invertirlo en transformarte en un mejor ser humano.

Invierte mucho más en ser feliz

Concéntrate en trabajar en ti, aprende a valorarte, a amarte a ti misma tal cual eres, llena de defectos y virtudes, única, excepcional, maravillosa, aprende a tener conciencia de lo valiosa que eres como ser humano, trabaja en fortalecer tus capacidades y aptitudes, en mejorar tus debilidades, en estar tranquila y en paz contigo misma y con el entorno que te rodea. Nunca olvides que el ideal más noble de todo ser humano es buscar su felicidad y si en ese camino puede ayudar a los demás a ser felices también, Dios, la vida y el universo, se encargaran de que esto se pueda materializar.

Aprovecha mucho más las oportunidades

Hay un famoso refrán que dice que “A las oportunidades las pintan calvas”, y es que muchas personas no las reconocemos porque a veces no vemos más allá de nuestros ojos. Pero después que pasamos por situaciones en las que hemos tenido que agudizar mucho más nuestros sentidos y desarrollado la intuición, empezamos a reconocer las oportunidades aún en medio de las peores situaciones y aprendemos a ver lo positivo en el caos y la negatividad.

Aprendemos a ser Resilientes

Para los entendidos en la materia, la Resiliencia es la capacidad que tenemos las personas de sobre ponernos a situaciones traumáticas como la muerte de un ser querido, un accidente, una enfermedad, una ruptura o separación amorosa, en fin, a cualquier tipo de adversidad que se nos llegare a presentar en la vida y después de ello poder alcanzar la felicidad.

Pero nadie dijo que esto sería fácil, no señor, este es un proceso duro donde tú te conviertes en una pieza de madera y los obstáculos que se te llegan a presentar son ese cincel que te van tallando poco a poco y cada cincelada te va a doler por montones, pero al final del proceso terminarás convertida en la mejor de las esculturas, porque has aprendido a poner a tu favor todo aquello que alguna vez estuvo en tu contra.

Dejamos de arrepentirnos por aquello que pudo ser y no fue

Las mujeres que nos hacemos fuertes por las enseñanzas de la vida, comprendemos que el arrepentirnos por lo que hicimos o por lo que no pudimos hacer, nos causa un enorme desgaste emocional; que a la larga logra robarnos las energías que podemos invertir en hacer nuevas cosas que contribuyan a mejorar la situación en que nos encontremos.

Nunca perdemos la esperanza

En conclusión las mujeres fuertes, exitosas y hermosas, son esos verdaderos diamantes que alguna vez fueron carbón, pero siempre dispuestas a pagar el precio, a soportar la presión de las adversidades de la vida sacando lo mejor de cada una de esas situaciones que les permitió convertirse en un ser blindado a prueba de todo, a la que nada le queda grande, porque un día se cansó de sufrir, de ser la víctima y decidió convertirse en la heroína de su propia historia para ser feliz.

Compartelo!

 

LO MÁS VISTO

A %d blogueros les gusta esto: