Poemas

Aquellos Tiempos

Compartelo!

Hubo un tiempo hace mucho.
En el que las mareas subían
Y los vientos soplaban.
En el que las estrellas formaban
Espirales de fuego en el cielo
Y todos los lunáticos veían
Y todos los lunáticos sabían
que los dos ojos de Dios
se habían alineado en el cielo
para que pudiéramos dar un vistazo a lo divino.
Y aunque los cuerdos pueden negar
que mirábamos a través de los ojos de Dios.
Y decir que eran sólo sinapsis defectuosas.
Que se proyectaban a través
De una grieta en nuestra mente.
Todos sabíamos que era cierto.
Algo que era demasiado hermoso de probar.
Y nadie puede quitárnolos
Ni a ti, ni a mí.
Incluso cuando cambian las temporadas
El verano se queda más tiempo.
El sol se escabulle
Y las sombras del otoño se apoderan de tu mente.
Y puedes sentir tu deseo.
Dentro de cada hoja que se marchita.
Que se aferra a los árboles de todo el bosque.
Rodeándote a ti que te escurres
Mientras caen sobre ti.
Y luego, cuando llega el invierno.
Tu alma se retira del suelo congelado.
Y regaña a tu cuerpo.
Y parece que tus cenizas pelean contra la gravedad.
Aun así vendrá la primavera.
Y te invitará a elevarte alto.
Y tú tendrás que decidir
Si repetirás las mareas estacionales.
Que harán estragos en tu vida.
Pero si eliges vivir.
Quizá mires al cielo
Y recuerdes la época
En que el sol y la luna se alineaban
Y buscaban las mirada del otro.
Para que dios pudiera llorar por lo perdido
Y el porqué .
Pero te digo que no te pierdas esos tiempos.
Pues el sol aun brilla.
Y la luna aun saldrá.
Y con la suficiente luz del brillo distante.
Del sol del otro lado del cielo.
Mantendrá la vista divina siempre viva en tus ojos.

Gracias por llegar hasta aquí. ¡Que Dios nos bendiga!

¿Te gustó la publicación? ¡Compártela!

Compartelo!

LO MÁS VISTO

A %d blogueros les gusta esto: