Poemas

He pasado por al frente de sus labios.

Compartelo!

He pasado por al frente de sus labios. Y, estoy seguro, que me pareció ver algo más que carmesí y curvas inolvidables de sonrisas. Vi, se los aseguro; una historia llena de amor. Una historia que parecía no terminar y me hacía volar dentro de sus palabras. Lo mejor de todo era poder mirarla. Me ha conquistado todas las ruinas que llevo por dentro que, de por sí, ya no quedaba mucho. En definitiva,con sus curvas pude imaginar que, de alguna forma, aprendía a caer al vacío sin tener que dañarme. O esforzarme para curarme todas las heridas que llevaba por dentro. Decidí —en mi loca manía de admirar—, arrancarle un pedazo de carne de sus labios y saborear absolutamente todos los mares que provenían de su boca. Luego me arrepentí de sólo haberlo imaginado mientras ella seguía ahí, mirándome con sonrisas que devoraban el tiempo. Y sí, me quedé paralizado, tieso, sin saber qué hacer o decir. Simplemente, yo estaba ahí para contemplarle los labios. Jugosos. Y llenos de historias, y sueños, y algo más que eso. Estaba ahí para ver si, de casualidad, podría mejorar su vida haciendo un par de muecas, chuecas, que quedaran intactas en su corazón. Sólo tenía que besarle. Tenía que perforar sus miedos y su pasado para poder quedarme allí, con ella. Porque sino, iba a tener que marcharse y, lo único sano, y el salvavidas que me hacía sentirme seguro, eran sus labios. Pasaron tres segundos: y ya casi me enredaba en su boca, al tercero, ya ella no estaba allí. Se esfumó. Pero, sin embargo, quedé con las mismas ganas, de volverme a tropezar con sus labios. Y luego besarle. Quizá la felicidad es muy efímera. Y quizá lo único que podemos hacer, es sonreírnos a nosotros mismos cada mañana en el espejo.

-Colaboración de nuestro amigo Ángel Urbina, Los Guayos, Carabobo, Venezuela

Compartelo!

 

LO MÁS VISTO

A %d blogueros les gusta esto: