Reflexiones

Quizás para muchos seré un tonto

Compartelo!

Hoy me encontré esta cartera con una cantidad considerable… fui a llevar a la primaria a mi hijo que tiene siete años, cuando íbamos a la camioneta para regresarnos, junto a un árbol miré la cartera, la recogí y mi hijo me dijo: – “Mira papá, todo lo que nos encontramos” y le contesté: -¡no, vamos a ver de quién es!
Afortunadamente la cartera tenía la credencial y fuimos directamente a la ubicación, entonces tocamos la puerta y efectivamente era la persona de la credencial (un hombre ya de más de 60 años) al mirar el rostro se miraba muy preocupado y le pregunté: “Disculpe, ¿de casualidad usted no perdió algo?” él me contestó: -¡sí, en la mañana que iba algo a la carrera, perdí mi cartera con mucho dinero!
Entonces le contesté: ¡Señor, mi hijo y yo encontramos su cartera y venimos a entregársela!
Se la di y al señor le cambió totalmente el semblante, no encontraba como agradecerme que quiso darme dinero por haberla entregado, pero no quise nada, porque primeramente lo hice por tres razones; la primera, es que las cosas tienen un dueño y sería un robo sabiendo de quién es. La segunda, es ponerle el ejemplo a mi hijo que la honradez y la honestidad son valores que se deben inculcar con el ejemplo, y la tercera y más importante, es que yo sé cómo se gana el dinero con tanto sacrificio y creo que sino la haya entregado, mi conciencia no me dejaría en paz sabiendo de quién es…
Quizás para muchos seré un tonto, pero para mí no, y eso es lo que más importa.

Compartelo!

 

LO MÁS VISTO

A %d blogueros les gusta esto: